Sonia se define como “hija de un pequeño negocio”, está licenciada en Gestión Comercial y Marketing y se especializó en creatividad. Tras años dedicándose a la publicidad decidió volver a casa para fundar La Vecina, una agencia creativa de comunicación y publicidad que ayuda a los pequeños negocios y marcas locales.  Sonia se atrevió a pertenecer a ese 3% de mujeres que fundan su agencia creativa.

La imposibilidad de ascender le llevó a crear su propia agencia

Sonia estaba cansada, o más bien descontenta con las grandes agencias, no sentía felicidad en su trabajo por las duras condiciones y por las pocas posibilidades de escalar hacia otros puestos. En estas agencias la posibilidad de ascender están condicionadas por los premios que ganas, o parace que solo puedes ascender si cambias de agencia… En general, hay muchos factores que contribuyen a frenar el ascenso laboral y el género también es uno de ellos.

«Llevaba más de 6 años siendo creativa senior y ya lideraba equipos pero no ascendía a supervisora creativa. Veía como muchas personas, sobre todo hombres de mi mismo perfil y con mi misma experiencia iban convirtiéndose en directores creativos y yo quería dar el salto. Me sentía preparada y con ganas. Siempre he sido bastante culo inquieto trabajando y llegaba un momento que no sabía lo que estaba haciendo mal. La mayoría de las veces el síndrome de la impostora asomaba en mi cabeza diciéndome: oye, quizá no vales para eso, es un puesto demasiado importante para ti. Pero por dentro me veía preparada» –Sonia Romero. 

Los festivales de publicidad y la ambición de ganar premios

Los festivales publicitarios han hecho un trabajo excelente al dar un refuerzo positivo al trabajo de los creativos. Pero un premio no te define.

En el día a día, lo que te define es tu trabajo, siempre es bueno recordar que un gran equipo con grandes campañas y clientes felices, es igual o más imporante que ganar un León.

“A  veces necesitas estar muchos años en una empresa para que te tuviesen en cuenta o que de repente ganaras muchos premios para que te llamase otra agencia y te ofreciera un puesto.” –Sonia Romero. 

Tras la pandemia, Sonia fue despedida y su vida dio un giro completo. Decidió arriesgarse y apostar por los pequeños negocios locales que carecen de presupuestos grandes pero necesitan más que nadie creatividad en su comunicación . Fue así como surgió la idea de crear La Vecina.

Un ascenso directo: jefa y dueña de la agencia La Vecina

Son muchos los factores que le rodeaban para no conseguir el ascenso que deseaba, y la señal inequívoca para cambiar de rumbo fue la profunda insatisfacción que sentía en su trabajo y el deseo de ser su propia jefa y ayudar a pequeñas marcas locales . Así nació la agencia La Vecina.

“No hay que esperar a que la oportunidad llegue, a veces tenemos que crearla nosotras mismas. Yo he montado mi propia agencia con mucho miedo e incertidumbre, pero creo que es de las mejores decisiones que he tomado. Y que hace falta mujeres que hayan emprendido, que hayan montado su propia agencia, tener referentes a los que aspirar y sentirnos orgullosas de ello. ¡A tope!”-Sonia Romero. .

Referentes y compañeras, una motivación en su camino

Para Sonia ha sido muy importante el apoyo mutuo entre sus compañeras, y sobre todo recalca a una persona muy especial que ha marcado su trayectoria, su mentora Marina Cuesta, Directora Creativa de Dieste, una agencia de Dallas. Es la persona que realmente le ha apoyado todo este tiempo y le ha enseñado a construir su camino, y con ello, la agencia La Vecina. 

Sonia nos cuenta que en su trayectoria laboral también se ha encontrado con otras compañeras que le han apoyado en el camino, como Auxi Barea, directora de social en La Despensa, Clara Benayas, directora de planificación en La Despensa, Eva Bedón, supervisora creativa enLa Despensa, Laura Cuni, Supervisora creativa de Proximity, y Silvia Lahoz, planner estratégica de Proximity.

Algo está cambiando en la publicidad. Y es que, la irremediable la colaboración entre las profesionales del sector y los cambios sociales, pone en relevancia una mayor visibilidad de la mujer en la industria, un mayor grado de relevancia y exposición del talento femenino en el sector, especialmente entre el colectivo creativo.

Emprender no es fácil, emprender siendo mujer aún menos

Las mujeres estamos creando iniciativas, transformando el entorno social y promoviendo cambios positivos para conseguir un panorama empresarial más igualitario.

El emprendimiento es un mundo difícil al comienzo, pero gracias a que tenemos mujeres en el mundo que son fuente de inspiración, hay otras mujeres que se atreven.  Y un ejemplo claro es el de Sonia Romero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *